Comun Tierra

Uma Exploração de Comunidades Sustentáveis na América Latina.

Tu estás en:

Blog

Nuestro Embarazo Nómada y Parto en Casa! (parte 1)

Publicado el 27 de Julio 2016

Cuando supimos que estábamos esperando un bebé, muchos diferentes sentimientos llegaron - mucha emoción, un poco de incredulidad (¿era real?), e inmediatamente pensamos en cómo esto cambiaria nuestras vidas. ¿Cómo sería estar embarazados vivendo la vida nómada? ¿En qué país / zona nacería nuestro bebé? Seguiríamos viviendo en la Minhoca? Podríamos dar a luz en nuestra autocaravana? ¿Como íbamos a asegurar asistencia en el camino?



Un Embarazo Nómada

Nuestra experiencia del embarazo fue diferente de la mayoría, en el sentido de que pasamos 7 de los 9 meses viajando. Nuestra hija Anahí nació en una familia nómada, y ha pasado tiempo (en el útero) en 3 países diferentes: Argentina, Uruguay y Brasil. Nuestras visitas prenatales fueron con diferentes parteras en distintos paises. También buscamos eventos relacionados con los bebés durante nuestro viaje. Hemos consultado con varias parteras y con un médico, que van desde los médicos privados hasta clínicas de salud pública. Nuestras visitas con amigos que tenían bebés / niños pequeños adquirieron un nuevo nivel de significado, ya que ahora sabíamos que estos eran los compañeros y futuros amigos de nuestra hija. 

 

 

 

 

 

 

 

Visitas con nuestros amigos Majo, Fede y Delfina en Argentina (Leticia esta 10 semanas embarazada) y Aldo, Nati y Mora en Uruguay (13 semanas)

 

Fue emocionante estar embarazados en el camino, y todos amigos estaban emocionados por nosotros. Recibimos bendiciones de todos lados, y sentimos que Anahí iba a nacer en una hermosa comunidad que se extendía por todo el Planeta!

Pero no siempre fue fácil mantener el ritmo de recorrido y cambio constante con una creciente barriga. Minhoca, nuestra querida autocaravana, es suficiente pero pequeña para vivir a tiempo completo, y se sentía más y más pequeña en cuanto el vientre de Leticia crecía. Las náuseas del embarazo en el primer trimestre fueron aún más desgastantes combinadas con largos días en la carretera y muchos eventos que realizamos. También la falta de amistades constantes nos hizo sentir falta de una comunidad mas cercana - no tuvimos la oportunidad de participar de un grupo de mujeres o de un grupo de padres para aprender y compartir la experiencia. Y la verdade que ver una nueva partera todos los meses después de un tiempo nos cansó.


 Nuestra llegada triunfal en Brasil - con 19 semanas de embarazo!

 

Y luego nos dimos cuenta de la barriga de Leticia estaba demasiada grande para pasar a través de la puerta del baño! Era el momento de tomar una decisión atrevida: salir de la Minhoca y mudarnos para un espacio más amplio en donde estaríamos dando la bienvenida a nuestra hija. La primera pregunta fue: ¿dónde? Al inicio del tercer trimestre, estábamos llegando a Santa Catarina en Brasil. Teníamos varias amigas embarazadas o que recientemente tuvieron bebés en Florianópolis, y sabíamos que la zona tenía buenas opciones de parteras para un parto en casa. Además, ¿no sería genial que nuestro primer hijo nazca en una isla?


Nuestros Ideales para el Parto

Independiente de la decisión eligida para su propio parto, es importante tomar una decisión informada, y entender los riesgos y beneficios asociados con las diferentes formas de traer un hijo a este mundo. Sea en casa, en el hospital, o en un centro de partos, hay (potencialmente) riesgos / beneficios para la salud a largo plazo asociados con diferentes decisiones, y lamentablemente pocas instituciones médicas y profesionales ofrecen información imparcial sobre el tema. El momento del nacimiento tiene un impacto importante en la salud y el bienestar del bebé, la madre, e incluso se puede decir, en el planeta.

Las prácticas y técnicas del parto moderno están cambiando rápidamente, convirtiendo el parto en un proceso industrializado orientado solo por la tecnología. La medicina moderna nos ofrece algunos procedimientos increíbles que salvan vidas todos los dias, valiosas adiciones a las herramientas disponibles durante el parto, y todos nosotros debemos ser agradecidos por estas técnicas, pero en los casos que se necesitan. Sin embargo, estos procedimientos tienen riesgos y consecuencias para la salud y cuandon se utiliza fuera de necesidad traen riesgos innecesarios con consecuencias significativas.

Algunos de los procedimientos que en el ambiente hospitalar se sobre-prescriben peligrosamente - y que llevan a complicaciones de salud para la madre / bebé - incluyen la inducción del parto (el uso de oxitocina sintética que genera mucho dolor en el utero), la episiotomía (corte vaginal que genera cicatrización lenta y mucho dolor pos-parto), la monitorización fetal electrónica (que estresa el bebé y la mamá), la epidural (que hace la mujer perder el control muscular en la región pelvica, haciendo mas dificil el parir), romper las aguas antes de su rompimiento natural, muchas veces sin necesidad y sin avisar a la mujer (que puede generar un parto mas temprano y fuera del ritmo natural, llevando a posibles complicaciones), y claro, la cesárea.

Este procedimiento, una cirugía profunda, aunque sea fundamental cuando existe riesgo es sobreutilizado en la mayoría de los países y muchas veces es la consecuencia de tantas intervenciones desnecesarias durante el trabajo de parto. Para citar algunas de sus consecuencias, el bebé no recibe todo un inmensa cantidad de bacterias beneficas que normalmente adquiere al pasar por el canal vaginal, algo que determina su imunidad para toda la vida. También trae más riesgo de vida para la mamá y el bebé y genera una recuperación mucho más lenta (y de más dolor) en la mamá, quien queda de cama por días y hasta por semanas. Imagina que el bebe sea sacado del utero, muchas veces antes de su tiempo? Esto genera un gran sufrimiento en su llegada a la vida. 

Para obtener una lista detallada de estos procedimientos y sus asociados riesgos para la salud, haga clic aquí (material en Ingles) y para una infografía sobre las tasas de cesáreas en todo el mundo, haga clic aquí.

Además de estas intervenciones que a menudo son innecesarias, los factores ambientales y las políticas del hospital también tienden a trabajar en contra del proceso de parto natural. Si bien los procedimientos de parto en los hospitales varían de una a otra, algunas tendencias son lo suficientemente consistentes como para poder generalizar.

Para la mujer, sentirse cómoda, confiante y ser capaz de relajarse son aspectos clave en la producción de oxitocina, una hormona natural que ayuda a que el útero se dilate. El entorno hospitalario desconocido y estresante (luces brillantes, muy cerca de otras madres en trabajo de parto o pacientes enfermos sumado a enfermeras y médicos que son totalmente desconocidas, el límite de 1 o 2 personas de apoyo que acompañe la madre durante el parto) hace más difícil un parto natural en este ambiente. A menudo las mujeres se sienten apuradas para adelantar su trabajo de parto, presionadas para que 'no tomen demasiado tiempo,' lo que lleva a la administración de oxitocina sintética para acelerar el parto, algo que se ha convertido en una práctica estándar del hospital. La oxitocina sintética normalmente hace el parto mucho mas doloroso para la mujer, muchas veces haciendo que decida tomar un epidural para el dolor, y de pronto una cesárea. Así que una intervención puede abrir la puerta a varias. Y encima de todo muchos hospitales dan un número máximo de horas de trabajo de parto antes de automaticamente recomendando una cesárea, o sea, hay tiempo regulado para parir, lo que va en contra del ritmo natural de madre y bebé. 

Uno de los pilares del parto hospitalario es la posición de acostarse sobre su espalda en una cama  - sin duda todos estamos familiarizados con esta imagen ya sea por experiencia personal o televisión, etc. Desafortunadamente, esta es una de las posiciones más difíciles y menos naturales para parir - va en contra de la gravedad y de la fisiología del parto. Esta posición puede poner en riesgo el piso pélvico de la madre, y causa más dolor durante el parto, lo que puede dar lugar a algunas de las intervenciones mencionadas anteriormente. Muchos hospitales no ofrecen una variedad de posiciones y actividades para la mujer poder trabajar con su cuerpo, y no en contra de el, durante el parto.

Podríamos llenar otro par de páginas para hablar de las prácticas post-parto estándares de los hospitales  (el bebé lejos de la madre, con sus primeras horas en contacto con extraños, pasando por procedimiento muchas veces dolorosos, etc...), pero nos limitaremos a concluir diciendo que estos son algunos de los factores que hacen que sea difícil tener una experiencia de parto natural, sin intervenciones, en el hospital. Es importante agradecer la medicina occidental moderna y no podemos descartar la importancia de algún tipo de intervención cuando sea necesario (durante partos de alto riesgo y partos especialmente complicados). Pero tenemos que mantener la práctica médica honesta, y promover la salud de bienestar de la madre y el bebé. Y además de todo, recordar que el parto es por si natural, el cuerpo de la mujer es perfecto y sabe parir!! Solo recorremos a estas herramientas cuando hay algo fuera de normal, lo que es en poquísimos casos.

Por eso vemos que lo más importante es que la madre y el padre se sientan capaces de tomar decisiones informadas, con el apoyo emocional de sus doctores / parteras, etc., antes y durante el parto.

 

Parto en Casa – Una Opción más Personal y Sustentable

Durante los seis años de gira con Común Tierra, habíamos visitado diferentes casas de parto y grupos que practican el parto en casa, algunos de los cuales hemos documentado: Luna Maya, Awaike. El parto en casa es común en las ecoaldeas y comunidades, así como también entre ciertas comunidades y sectores de la sociedad, y si bien hay un poco de controversia, generalmente los estudios demuestran que el parto en casa es una opción muy segura y responsable. Además, Ryan nació en casa acompañado de una partera, y él salió bien, ¿verdad?


Durante los dos 2 últimos meses previos a nuestra fecha de parto, nos mantuvimos ocupados con una carga de trabajo reducida pero activa, incluyendo una entrevista con la televisión local a los 8 meses de embarazo, entradas en nuestro blog sobre iniciativas locales, y algunos eventos y visitas. Nos preparamos para nuestro parto en casa, leyendo mucho, viendo películas sobre el parto natural, y hablando con amigas que habían dado a luz recientemente. Sabíamos que no queríamos dar a luz en el hospital, y algunos de nuestros motivos se enumeran encima (pero por supuesto sabíamos que era un plan B, en caso de necesidad médica), así que comenzamos reunirnos con las parteras que elegimos para acompañarnos.

 Círculo de cierre durante nuestro último evento para el público con Común Tierra antes del parto (37 semanas de embarazo!) - en la Universidad Federal de Santa Catarina

 

Uno de los elementos más atractivos de un parto en casa es la posibilidad de personalizar su entorno y experiencia. Queríamos que Leticia se sintiera segura y cómoda, pudiendo circular libremente, cantar, bailar, rezar, caminar, descansar, comer, bañarse en la piscinita, tomar una ducha, y todo lo que necesitaba. Queríamos fluir con el proceso del nacimiento, y no imponer un horario o expectativas sobre el mismo. Y queríamos recibir nuestra hija en un ambiente amoroso e íntimo. En un parto en casa, esta libertad e intimidad hace una transición al período post-parto fluidamente (sin necesidad de viajar, porque ya está en su casa). Queríamos que nuestro bebé pase todo el tiempo que quisiera con de Leticia, y que tome el pecho inmediatamente. Queríamos poder abrazarla y mirarla a los ojos todo el tiempo que quisiera, decidir cuándo cortar el cordón umbilical y cuándo dar el primer baño. Queríamos que Leticia pariera en libertad, y que Anahí naciera en libertad. Y así fue. 

Nuestra experiencia verdadera del parto fue un viaje increíble, que cambió nuestras vidas para siempre. No era sólo un proceso para producir un bebé; era un rito de pasaje, para el bebé y la madre (especialmente!), y para el padre también. En nuestro siguiente post, vamos a compartir más detalles sobre el propio parto y nacimiento.

Por ahora, los dejamos con grandes abrazos de la familia Rigatti Luckey! Y estén atentos para la publicación de Parte 2!

Con amor - 
 

Comentários

  • Eliane Hauser, dia Publicado el 03 de Agosto 2016

    Emocionante!

  • delfe, dia Publicado el 03 de Agosto 2016

    Been there done that We were not on the road but chose home birth as well as an obvious choice to welcome our baby in the best possible conditions- Well done for you decision and the realization- Its not always easy to stay true to ones choices- In our case despite the pain Ican say it was very worth it- Welcome to Ryan-

  • Kesa Kivel, dia Publicado el 02 de Agosto 2016

    Im so happy to learn more about your thought process for giving birth wholistically! Beautiful! And youre right Ryan did absolutely turn out OK- And a bit a million bits more than that!

  • Micki, dia Publicado el 02 de Agosto 2016

    Beautiful- Yes Ryan turned out alright after a home birth- And Anahi is off to a wonderful start! Much love Micki

  • Azul, dia Publicado el 31 de Julio 2016

  • Nell, dia Publicado el 31 de Julio 2016

    Great hearing about your process of growing and delivering Anahi into the world- Looking forward to part 2! Sending all of you much love- Nell

  • almen, dia Publicado el 30 de Julio 2016

    gracias bella por ser una guia de hermamas-que hermosas sensaciones

  • almen, dia Publicado el 30 de Julio 2016

    gracias bella por ser una guia de hermamas-que hermosas sensaciones

  • beatriz arjona, dia Publicado el 30 de Julio 2016

    Hermoso!!! los amo!! gracias por compartir!!

Comente neste post

Copyright © 2010 Común Tierra. All rights reserved. Desarrollado por dzestudio